pulizia-tartufo
Curiosidad

Una pequeña guía para la limpieza de la trufa

INSTRUMENTOS NECESARIOS PARA LIMPIAR LA TRUFA

Siendo la trufa un alimento que viene de la tierra es importante proceder con su limpieza de manera precisa. La limpieza de la trufa es muy importante, no solo por una cuestión higiénico-sanitario también para resaltar a pleno su sabor. 

Los instrumentos necesarios para limpiar la trufa son los siguientes:

  • un cepillo: el tipo de cepillo que vas a necesitar varía a según de la trufa. Por ejemplo, si se trata de la trufa negra, necesitarán un cepillo de dureza media ya que este tipo de trufa es más resistente. Mientras para la trufa blanca se aconseja un cepillo más blando.

  • un cuchillo: generalmente, es mejor usar un cuchillo con la punta redonda para evitar de dañar a la trufa y su sabor.

  • un poco de agua

  • un trapo limpio

¿Cómo limpiar la trufa?

El procedimiento es simple, pero hay que tener mucha atención. 
Una vez que tengan el cepillo, puedes humedecerlo con un poco de agua y proceder limpiando a la trufa. 

Si aún así no puedes sacarle la tierra a la trufa, puedes ayudarte con la punta de un cuchillo.
Estas son las operaciones aconsejadas para la limpieza de la trufa.

Si la tierra queda muy pegada a la trufa, puedes ayudarte sumergiendola en agua fría por 1 minuto, luego sécala y sigue cepillando.
El proceso de limpieza va hecha con mucha delicadeza sin dañar o arrancar pedazos de trufa.

Limpiar la trufa negra y negra de verano

Este tipo de trufa, se caracteriza por su cáscara irregular.
Este tipo de cáscara, hace más difícil la limpieza de la trufa, ya que las impuridades tienden juntarse en las grietas. Por este motivo, la trufa negra resulta más difícil de limpiar con el cepillo.

En este caso, puedes ayudarte con la punta del cuchillo.
SI las impuridades persistes, puedes ayudarte con un poco de agua fría… pero atención, no uses nunca agua caliente!

La trufa blanca, diferentemente de la trufa negra, es un poco más delicada.
Por eso, para limpiar la trufa blanca, se aconseja de usar solo el cepillo.

Igualmente les recordamos de prestar mucha atención, poque la trufa blanca es más delicada y la puedes dañar más fácilmente, ya que su cáscara es más blanda.
Solo si las impuridades de tierra persisten puedes utilizar un cuchillo, pero con mucho cuidado.
De ninguna manera puedes usar el agua para limpiar la trufa blanca, ni siquiera poca y fría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *